Cabecera Home
rss logo twitter logo facebook logo

Calle Azagra

brigadieraSi partimos de la Oficina Comarcal de Turismo por la empinada calle Bernardo Zapater (o cuesta de Teruel), pasaremos al lado del imponente edificio del antiguo colegio de Escolapios (actualmente convertido en hotel), sin duda el inmueble de mayor tamaño de cuantos hay en la ciudad. Se empezó a construir en 1742, siendo de una gran severidad y sobriedad. Junto al colegio se encuentra la iglesia, buen ejemplo de la arquitectura que caracterizó las iglesias del siglo XVIII en la Sierra.

A continuación, a la derecha, junto a las primeras casas se puede observar el arranque del desaparecido hace un siglo Portal de Teruel, que fue el más importante de la ciudad.

Seguido a dicho arranque se encuentra la casa noble de los Dolz de Espejo, datada entre los siglos XV y XVI, y enfrente la casa de la Brigadiera (hoy transformada en hotel), que pudiera datar en su estructura actual de mediados del siglo XVI. La parte posterior asienta sus fundamentos en los escarpes rocosos que delimitan la parte oriental de la ciudad.

azagra1Nos adentramos en la calle Azagra y nos encontramos otra casa noble, la de los Navarro de Arzuriaga, originariamente construida en el siglo XVII. En el siguiente siglo, al convertirse los Navarro en la familia más influyente de la tierra, remodelaron el edificio decorando la fachada con elementos que recuerdan los de construcciones andaluzas de esta época, sin duda fruto de las relaciones a que la trashumancia obligaba con aquella región. En esta casa destaca su torre-lucenario y sus bellas escaleras.

En este punto nos encontramos una bifurcación. A la derecha arranca la típica calle del Chorro. La calle sube en empinada cuesta hasta la fuente que le da su nombre y desciende suave hasta la casa del balcón esquinero de la Plaza Mayor.

Si seguimos por la calle Azagra llegaremos a otra bifurcación en uno de los rincones más típicos de la ciudad. A la izquierda encontramos la calleja del Postigo, por la que bajan unas escaleras que conducen al túnel de la carretera y al Parque Municipal (posible acceso a la ciudad de los visitantes que han dejado el coche en este parking).

Entramos en la parte más estrecha de la calle Azagra, al punto de que algunos de los tejados se sobreponen casi sobre los de las casas fronteras, impidiendo que los rayos solares lleguen hasta el pavimento empedrado, con lo cual su ambiente penumbroso le presta un carácter misterioso, terminando en la Plaza Mayor.

Ayuntamiento de Albarracín, 2013. Todos los derechos reservados