Cabecera Home
rss logo twitter logo facebook logo

II FERIA DE ARTESANIA EN ALBARRACIN.

La segunda edición del mercado medieval reúne a cientos de visitantes. Los dias 17,18 y 19 de Julio.

La artesanía tradicional busca hacerse un hueco en Albarracín

Cargando...
La plaza Mayor de Albarracín fue por segundo año consecutivo el marco elegido para instalar el mercado artesanal medieval.
 

La plaza Mayor de Albarracín ha regresado este fin de semana al medievo de la mano de una treintena de artesanos que ofrecen sus productos y, en algunos casos, los elaboran en directo bajo la atenta mirada de los vecinos de la zona y turistas.

 
Lucía Agustín Albarracín
19/07/2015
DIARIO DE TERUEL.

 
 

La plaza Mayor de Albarracín ha regresado este fin de semana al medievo de la mano de una treintena de artesanos que ofrecen sus productos y, en algunos casos, los elaboran en directo bajo la atenta mirada de los vecinos de la zona y turistas. Desde el viernes por la tarde y hasta hoy, se celebra en esta localidad la segunda edición del mercado artesanal, organizado por el Ayuntamiento de Albarracín y la asociación de artesanos Amata.

Este año, como novedad, la feria ha tomado un tinte medieval que, según explicó la presidenta de Amata, Elvira Geurts, "encaja" con el entorno que ofrece el municipio, uno de los pueblos más bonitos de España.

Tal y como señaló, en la anterior edición el Ayuntamiento contrató animación medieval para completar el mercado, por lo que este año han decidido decorar las calles y los puestos de los comerciantes con el objetivo de "complementar" ambas iniciativas.

La oferta de productos alimentarios se completa con los bolsos elaborados con neumáticos reciclados, la bisutería, los juguetes de lana o madera, los espejos realizados con papel o las lámparas de cuerda y madera, entre otros; hasta un total de veintiocho expositores entre los que no se repiten productos. Ese es uno de los principales retos de Amata ya que "el hecho de que haya variedad es bueno para el público, que tiene mayor oferta de bienes, pero también para los comerciantes, que amplían sus posibilidades de venta", indicó Geurts.

Además de los stands, el mercado cuenta con espectáculos de animación como juglares o músicos, lo que imprime un carácter festivo a la iniciativa, con la que se toparon por sorpresa muchos de los turistas que llegaron a pasar el día a la localidad, como es el caso de Carlos Caballero. Junto a su familia, decidió pasar en Albarracín una de las jornadas de vacaciones. "El mercado es muy bonito, nos lo hemos encontrado por casualidad y la verdad es que nos ha sorprendido", dijo este catalán.

También sin esperarlo dieron con la feria artesanal Ana Alconero y sus hijos, que regresaban a casa tras las vacaciones y, de camino, realizaron una parada en Albarracín. "Es un pueblo precioso y el marco acompaña para hacer este tipo de actividades", destacó.

Como complemento a los expositores, se organizan talleres de talla en piedra y de cerámica para los más pequeños y se ponen a disposición de los visitantes distintas instalaciones en las que practicar juegos tradicionales, de forma que niños y mayores pueden disfrutar de la jornada.

"El año pasado tuvimos la impresión de que el público llegó por sorpresa al mercado, pero este año todo es más preparado y muchos de los que vienen lo hacen a propósito", aseguró Geurts. En su opinión, los compradores que visitan Albarracín estos días "encuentran cosas bien hechas y a mano, pero a un precio mayor, por lo que si no vienen preparados para ello, no compran".

Solo artesanía

Tal y como apostilló, en los mercados organizados por Amata sólo se permite el acceso a comerciantes que fabrican sus productos artesanalmente. "Desgraciadamente, somos casi los únicos que respetan la artesanía", aseveró, y destacó que otros bienes que se ofrecen en otras ferias, aunque son "muy buenos", "no se pueden mezclar con los hechos a mano".

Los comerciantes como Juan Carlos García, que vende lámparas fabricadas de cuerda y madera; o Pilar García, que elabora productos de madera de pino y de haya, se mostraron satisfechos con esta limitación de participantes, que no permite el acceso a comerciantes de reventa. Para ellos, dijeron, es una forma de "poner en valor" la artesanía y poder aumentar las ventas, ya que "competir" con los precios comerciales de artículos fabricados en cadena es "muy difícil".

La presidenta de esta asociación de artesanos señaló que la acogida del mercado ya en la tarde del viernes "fue muy buena". "La verdad es que funcionó muy bien", aclaró, y se mostró confiada en que, a lo largo de los tres días, sean muchos los que decidan acudir a la plaza Mayor de Albarracín.


Ayuntamiento de Albarracín, 2013. Todos los derechos reservados